Social Commerce. Claves para vender a través de las redes sociales en tiempos de Coronavirus.

Todas las noticias y novedades a un click: Blog >>


Empezando por el principio diremos que Social Commerce podría definirse como una forma de comercio electrónico que utiliza las redes sociales como un canal más para empujar el proceso de venta online. En este sentido las redes sociales, incorporan elementos sociales dentro del e-commerce que van más allá de ser única y exclusivamente una plataforma de venta online. Estamos hablando, por un lado, del feedback social y las aportaciones mediante valoraciones y comentarios que otros internautas hacen sobre nuestros productos y, de otro lado, del uso que las marcas hacen de los influencers para que estos hablen y promocionen sus productos en las redes. Con estas estrategias el Social Commerce consigue que la actitud de los usuarios en relación a las marcas y productos cambie a mejor. Muestren una mayor aceptación de la publicidad, intensifiquen su relación con los productos, y creen un vínculo y una experiencia más emocional con ellos. Gracias a la relación de confianza generada con la marca a través de las redes sociales se produce una mayor predisposición a la compra. De ahí la importancia de definir una estrategia de marketing digital para las empresas que incorporen las redes sociales.

Es evidente, pues, que cada vez son más los usuarios que basan sus decisiones de compra en las tendencias que observan en las redes sociales. Según datos publicado por IAB Spain en el «Estudio Anual de Redes Sociales 2019», el 85,5%de la población internauta española de 16 a 65 años utiliza las redes sociales. Ello representa 25,5 millones de usuarios.

A partir de aquí formulamos tres preguntas. La primera de ellas es si ¿tu empresa tiene un e-commerce para realizar la venta online de tus productos y/o servicios? La segunda es, si ¿la estrategia de marketing digital de tu empresa incorpora las redes sociales?, y la tercera pregunta, pero no menos importante es ¿si tu empresa combina estas dos herramientas de forma eficiente, el comercio online y las redes sociales, para llegar a impactar a los 25,5 millones de usuarios, o parte de ellos, y ofrecerles tus productos y/o servicios?

Hoy en día hay muchas pequeñas y medianas empresas que venden sus productos utilizando el comercio online, y a su vez también disponen de diversas redes sociales, a través de las que muestran sus productos y se interrelacionan con su público objetivo. Una estrategia en la que recabar es, precisamente, la venta a través de las redes sociales, en las que se establece un proceso de compra mucho más directo, ya que se beneficia del impulso de compra que pueden mostrar los usuarios cuando están navegando por las redes sociales.

La mayoría de redes sociales cuentan con plataformas que permiten vincular nuestro e-commerce en ellas, y crear un proceso de compra fácil y sencillo en un entorno amigable y de confianza para el usuario.

Algunas de las redes sociales aptas para llevar a cabo una estrategia de Social Commerce son Facebook, Instagram, Pinterest e incluso Whatsapp. Nos centraremos en dos de ellas, Facebook e Instagram.

Facebook

Facebook permite a las empresas mostrar sus productos como si fuera un catálogo en el que aparece toda la información relativa a los productos, el precio e imágenes. Eso sí, el proceso final de compra, es decir la transacción de pago, se realizará directamente en la tienda online de la marca.

La opción de tener vinculado el catálogo de productos de un e-commerce en Facebook permite también etiquetar productos que se publiquen en la página de Facebook, siendo una forma de aportar mayor información al usuario y facilitarle la compra del mismo, si lo desea.

 

Instagram

Una red social que crece año tras año y utilizada, según IAB Spain, por el 54% de los usuarios, principalmente mujeres de 16 a 45 años. Instagram es utilizada por empresas relacionados con el estilo de vida como moda, belleza, deporte, gastronomía, ocio,... y se ha convertido en una plataforma muy útil para las pequeñas y medianas empresas para llegar a su público objetivo, y todavía más con la aplicación Instagram Shopping. Esta app vincula los e-commerce de las marcas a Instagram, lo que permite, de una manera fácil y asequible acceder a la ficha de un producto en el que se muestra la imagen, descripción y precio. A igual que Facebook, el proceso de compra se finaliza en la tienda online de la marca.

Es cierto pues, que aplicar la estrategia de Social Commerce en un momento como el que estamos viviendo, donde el coronavirus, estado de alarma y el confinamiento impiden salir a la calle y en el que se ha producido un aumento del uso de Internet y de las ventas online, puede ser una buena herramienta para incentivar las ventas de nuestros negocios.

Así pues, hace ya algún tiempo que el Social Commerce está jugando un papel importante como canal de venta online. Un rol que, además, está al alcance de pequeñas y medianas empresas. Y si a ello le sumamos una estrategia de marketing digital apoyada con campañas de publicidad en las mismas redes sociales, junto con el uso y vinculación cada día mayor de los usuarios con dichas redes, el resultado es un aumento en las ventas mediante el Social Commerce, y por lo tanto las tasas de conversión esperadas son cada día más altas.

Contacta con n osotros para tener un asesoramiento sobre tu estrategia.

Volver
Facebook
Google Plus
Twitter
Linkedin
Email